Descubre los litros de agua que debes beber diariamente

agua

Si la sed te lleva a beber dos litros de agua al día, perfecto. Si son 3 litros, seguramente sea porque lo necesitas. Y como siempre, experimenta. Algunas personas se sienten mejor al beber algo más. Si es tu caso, adelante. Otras sienten que al beber más las digestiones son peores, o les cuesta más calentarse. En ese caso no lo hagas.

La cuestión de fondo es que cuando tomamos una recomendación general como dogma, sin cuestionar su origen o los intereses que hay detrás, simplemente perduramos un mito y permitimos que se sigan lucrando con nuestra salud. Ningún animal necesita guías de hidratación. Beber cuando sientas sed es la mejor recomendación.

Si eres de los que necesita reglas más concretas, te diría que si orinas más de 5-7 veces día y/o te levantas por las noches para ir al baño, seguramente estés bebiendo demasiado. No niego que ciertas circunstancias hagan recomendable beber algo más de lo que te pide el cuerpo, pero son eso, circunstancias excepcionales, no la regla. Por revisar los casos más típicos:

  • En el inicio de una dieta cetogénica es normal perder bastante agua, al consumir las reservas de glucógeno. Con esta agua se pierden también electrolitos. Aunque la sed suele acompañar este proceso, sí es conveniente beber más agua de lo normal y ser más generosos con la sal.
  • Cálculos renales. Antes veíamos que es muy cuestionable la idea de que un aumento de la ingesta de agua sea beneficioso para los riñones. Pero en caso de que haya indicios de cálculos, sí parece que tomar más agua ayuda.
  • Anticipación de una pérdida elevada de agua. Si vas a correr una maratón en verano, seguramente convenga empezar la carrera con más líquido de lo normal. El próximo día hablaremos más en detalle de este tema.
  • Personas mayores. Aunque algunos estudios no encuentran beneficios al aumentar la ingesta de agua en adultos mayores (55-75), otros indican que la sensación de sed pierde fiabilidad con la edad. Por cautela, puede ser recomendable que las personas mayores beban de vez en cuando sin sed.
  • Embarazo y lactancia: Es una recomendación general aumentar la ingesta de agua en estos casos. Aunque no he encontrado ningún estudio de respaldo, es razonable pensar que con todos los cambios hormonales asociados a esta etapa, beber más pueda ser positivo. Por contrapartida, también es especialmente importante reducir el cloro.

¿Cuántas calorías debemos consumir al día?

A la hora de escoger una dieta de adelgazamiento, o simplemente conocer cómo funciona nuestro cuerpo, se nos viene a la mente el tema de las calorías diarias. Nos preguntamos cuántas calorías debo consumir y por lo tanto cuántas calorías evitar. Es importante resaltar que el desarrollo de hombres y mujeres no es el mismo y, por tanto, la ingesta de calorías a partir de ciertas edades tampoco. Por ello, en este artículo te daremos algunas pautas que te ayudarán a saber cuántas calorías debes comer cada día según la edad que tengas.

calorías

Fórmula general

Existen varias fórmulas para calcular las calorías diarias que debe consumir cada persona. Una muy simple es multiplicar el peso en kilos por 30. Esta formula no es exacta ya que para mayores de 65 años no es correcta, pero sí te puede dar una indicación. Por ejemplo si pesas 70 kilos x 30 = 2100 calorías, el número diario que debes ingerir aproximadamente. Para tener una información más explícita, puedes usar esta calculadora de calorías.

Calorías adecuadas para niños

Los niños por su tamaño no requieren de tantas calorías como los adultos, para que tengáis una referencia:

  • Niños de 2 años: deben tomar unas 1000 calorías al día.
  • Niños de 6 años: tomar unas 1400 calorías al día.

Calorías adecuadas para adolescentes

La época de la adolescencia se caracteriza por ser muy demandante en energía, y es en esta etapa cuando chicos y chicas requieren de cantidades distintas de calorías diarias. Los jóvenes deben ingerir muchas calorías para reforzar su crecimiento, aquí tenéis el número de calorías adecuado para cada edad:

  • Chico/a de 10 años: las chicas deben tomar entre 1600 y 2000 calorías al día, los chicos de 1800 a 2600.
  • Chico/a de 15 años: las chicas entre 1800 y 2400, mientras que los chicos necesitan de 2200 a 3200 calorías al día.
  • Joven de 20 años: entre 3200 y 3500 calorías al día, siendo el momento de la vida en el que requerimos una mayor ingesta calórica.

Calorías adecuadas para adultos

Consideramos la edad adulta como el momento de balance y equilibrio por este motivo una dieta equilibrada y un control en la ingesta de calorías es muy recomendable y nos pueden ayudar a conseguir una mejor salud cuando seamos mayores. Aquí tienes algunas indicaciones:

  • Hombre de 25 a 60 años: 3000 calorías al día.
  • Mujer de 25 a 60 años: 2200 calorías al dia.

Calorías adecuadas para ancianos

Cuando el ser humano supera los 65 años de edad la necesidad de calorías baja y además por temas de salud se recomienda controlar mucho cuántas caloría se toman:

  • Persona entre 65 y 70 años: 2200 calorías
  • Persona mayor de 70 años: 1800 calorías

Si quieres perder peso

Recuerda que si tu meta es perder peso debes moderar entonces la ingesta de calorías, y reducirla un poco dependiendo de la edad con la que cuentes y tu estilo de vida. Llevar una dieta adecuada es muy importante, sin embargo la actividad física juega un papel fundamental, ayudando a consumir una mayor cantidad de calorías al tiempo que mantiene tu corazón y cuerpo saludables. Sin duda es un paso imprescindible si tu meta es perder algunos kilos. Este artículo es meramente informativo, no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar. Si deseas leer más artículos parecidos a Cuántas calorías debo comer cada día según la edad, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Vida saludable.

Agiliza tu mente con estos ejercicios

Usa tu mano “débil”

Si eres diestro, utiliza la zurda y viceversa. Pasa todo un día (o al menos una hora) haciendo cosas con tu mano “no dominante”. Abre la puerta, trata de escribir, usa las llaves, toma una cuchara, todo con tu mano contraria. Será muy divertido y además con esta tarea tan sencilla tu cerebro tendrá que pensar de una manera diferente a la que está acostumbrada, estableciendo a su vez conexiones nuevas. También tendrá que “repensar” antes de mandar las señales a los miembros superiores o inferiores, algo que no hace a menudo y que permiten ejercitar un sector más olvidado. Ponte el reloj en la otra muñeca para recordar el resto de cambio de manos en tus tareas domésticas.

Disfruta de los juegos de mente

Son una excelente manera de hacer que el cerebro se ponga en movimiento. Por ejemplo, los crucigramas, el sudoku, los juegos electrónicos del tipo “brain training”, las preguntas y respuestas, los multiple choice, la sopa de letras, etc. Todos estos juegos son estupendos para que la agilidad mental aumente y a la vez tengas la capacidad de memorizar más información. Es que están basados en la lógica y las capacidades (como ser matemáticas o verbales). Y no hay dudas de que son más que divertidos. Deja un poco de lado la televisión y consigue una revista de juegos de ingenio, será un bien para ti y otro para tu cerebro. Se obtiene mucho beneficio por tan sólo 15 minutos al día.

Alimenta tu cerebro correctamente

Al igual que ocurre con tu cuerpo, tu mente también necesita estar bien alimentado. Ingiere grasas, pero de las saludables. Es decir, aquellas que contiene el pescado (salmón principalmente), los frutos secos (las nueces sobre todo) y los aceites vírgenes (como el de oliva o el de linaza). No dejes de consumirlos en tu dieta diaria y reduce las grasas malas, o sea, las saturadas. Elimina todos los ácidos transgrasos de tu plan alimentario porque no son buenos ni para el cuerpo ni para el cerebro.

Recorre sitios diferentes

No vayas siempre por el mismo camino, sea a pie, en coche o en autobús. De lo posible trata de cruzar por otras esquinas, cambiar la línea de transporte público, bajar antes o elegir las calles laterales en lugar de las Avenidas. Es un pequeño cambio a la rutina que te servirá para muchas cosas, desde no aburrirte hacia o desde el trabajo hasta ayudar al cerebro a practicar lo que se denomina la “memoria espacial”. Además aprenderás nuevas direcciones y conocerás sitios que de otra manera no. Intenta aunque sea cambiar de acera y modifica el orden en el que vas a una tienda. En vez de pasar siempre por una calle con edificios, busca una que tenga parques o casas bajas.

Adquiere una habilidad nueva

Esto hará que tus múltiples áreas del cerebro se pongan en acción. La memoria es la que entrará en juego, además de otros beneficios. Aprenderás a su vez nuevos movimientos, asociarás datos e información de varias cosas de una forma diferente. Aprende a cocinar, haz un curso de idiomas, ve a una clase de baile, de cerámica, de literatura. Si te gusta leer novelas, elige ensayos o viceversa. Todo sirve para “retar” a tu cerebro y ofrecerle nuevas cosas para pensar.

ejercicios

Rompe con la rutina

Como se decía anteriormente, es bueno de vez en cuando cambiar lo que se hace “por costumbre”. Cuánto más nos habituamos a una tarea más se convierte en algo arraigada y el cerebro no tiene que hacer demasiado para terminarla o llevarla a cabo. Si realmente quieres ayudar a tu mente y que siempre esté joven, es preciso que la rete a nuevos desafíos. Todo aquello que esfuerce a tu cerebro a despertarse y dejar de lado los hábitos es bienvenido. No tendrá otra opción que prestar más atención.

Aprende números de teléfono útiles

Por causa de los smartphones, la gente ya no se acuerda de memoria el número de teléfono de sus padres, de su pareja, de su mejor amigo. Todo está en ese aparato. Esta es una maravillosa actividad para ejercitar la mente. Puedes aprender uno nuevo cada día, pero teniendo cuidado de no olvidarte el anterior.

Haz listas

Son realmente maravillosas porque ayudan a relacionar un dato con otro. Por ejemplo, crea un listado con los sitios a donde has viajado, las comidas más deliciosas que has probado, los mejores regalos que has recibido, los nombres para tus futuros hijos, etc. No hace falta que lo escribas en un papel, mejor que queden “guardados” en tu memoria, el mejor lugar que existe.

Aprende a reutilizar lo que tiras a diario

reutilizar

Restos de café

En efecto, los restos de café son una auténtica maravilla para reutilizar en el jardín, con fines cosméticos o para la limpieza diaria. Por ejemplo, mezclando restos de café con agua muy caliente podemos conseguir que el agua cuele mejor en el fregadero, y frotándolas desdorizaremos las manos y otras superficies como el frigorífico.
También nos ayudará a desengrasar cacerosas, dar brillo a superficies resistentes a las rayaduras o, atreviéndonos con todo, será muy efectivo para hacernos un pellinjg corporal o incluso cutáneo con efecto anticelulítico por su contenido en cafeína.

Cepillos de dientes

Ya sea el tradicional cepillo de dientes o el recambio de un cepillo eléctrico, podemos utilizarlos para mejorar la limpieza de la casa. Ahorraremos en estropajos y acabaremos al momento con la suciedad incrustada del baño, de la suela de las zapatillas o de cualquier rincón de difícil acceso.

El agua

La reutilización del agua brinda un sinfín de posibilidades que van desde el riego de las plantas hasta su aprovechamiento para lavar el coche, llenar el depósito del humidificador, añadirla al acuario o, por ejemplo, limpiar distintos objetos.
Recoger el agua de lluvia con barriles de agua o simplemente poniendo cubos para que se llenen cuando llueve es sencillo y muy beneficioso para las plantas. También podemos ayudarlas a crecer si las regamos con el agua de cocción en la que hayamos cocinado vegetales.
Y, cómo no, si al regar las plantas el agua se acumula en el platito, volvamos a usarla para regar otra planta. También podemos reciclar el agua que usamos en la ducha o en el fregadero, siempre que no contengan detergentes ni químicos. Su uso para el riego de un jardín supondría un importante ahorro de agua y dinero.

Revistas y folletos

Las revistas viejas y los folletos publicitarios tienden a acumularse en casa. En lugar de dejar que se acaben llenando de polvo o que terminen en la basura, animémonos a reutilizarlas empleándolas para hacer manualidades con los peques d ela casa.
Resultará práctico usarlas para hacer flores de papel con las que adornar un regalo o dar vida a un jarrón. Hacer confeti con ellas, guirnaldas, adornos navideños, sobres o, en lo que respecta a las revistas que da pena destrozar, donarlas a un consultorio médico o, si son culturales, a una biblioteca pública.

Latas alimentarias

Reutilizar las latas de aluminio alimentarias es tan fácil como inspirarse en imágenes como las que incluimos en este post o, simplemente, dejar volar la imaginación y atreverse con cualquier idea.
Hacer un comedero para pájaros (recuerda renovarlo cada cierto tiempo para evitar contagios, advierten los ornitólogos), unos jarroncitos, un objeto de colección decorativo, un alfiletero, un lapicero, un adorno con cintas para que el aire exterior lo convierta en un precioso móvil…

Anillas de latas de refresco

Las anillas de latas de refresco dan mucho juego. Su reutilización puede convertirse en una pequeña gran obra de reciclaje creativo. Serán fácil hacer con ellas todo tipo de bisutería con un mucho de imaginación y otro tanto de paciencia.
Hagamos un móvil colgante, un brazalete, pendientes, pulseras o cualquier otro objeto. Para unirlas utilicemos grapas, hilos o cintas. Será fàcil conseguir muchas y hacer aquello que nos dicte el magín…

Pan duro

El pan duro, uno de los objetos que más acaban yendo al cubo de la basura. Démosle una o protunidad. Siempre que no tenga moho puede reutilizarse en la cocina. Se puede convertir en un ingrediente principal de una sopa de pan, de una deliciosa sopa de ajos, en pan rallado, en picatostes para ensaladas, sopas, cremas, guaniciones…
O, cómo no, convirtámoslo en unas irresistibles torrijas. Si preferimos el sabor salado, calentémoslo y transformémoslo en crujientes bases para unos canapés.

Saquitos de té

Las bolsitas de té, así es, pueden reutilizarse de muy diferentes maneras. Antes de que se sequen serán un buen relajante para los ojos. Aplicaremos como como si fuesen dos rodajas de pepino, dejaremos reposar unos quince minutos y listo.
También son eficaces para desinflamar picaduras de insectos y, en general, tienen propiedades anti-inflamatorias. A nivel cosmético, hay quien las utiliza para teñirse el pelo o, más exactamente, para darle una leve tonalida que puede camuflar canas o reforzar el efecto de algunos tintes vegetales.
Dejar secar y usar como absorbeolores para la nevera y otros habitáculos de pequeño tamaño, como cajones, armanios o cajas de zapatos, pongamos por caso, es otra posibilidad. Por último, deshagámonos de la bolsita y enterrémoslo o dejémoslo en la superficie para que sirva como abono.

Tubos de papel higiénico

Los tubos de pael higiénico son una materia prima de gran valor para todo artista del reciclaje que se precie. Podemos hacer montajes la mar de resultones cortándolos en forma de rodajas y, tal cual, son ideales como macetitas par aplantar semillas o, por qué no, para dejar volar la imaginación e inventar los muñecos más graciosos jamás vistos.

Papel de periódico

El papel de periódico, por último, permite reutilizaciones de lo más variopintas. Desde forrar muebles o libros hasta convertirlo en envoltorio de regalo. También nos harán un gran papel en mudanzas, para proteger las cosas frágiles, e incluso pueden ayudarnos a madurar vegetales y frutas, así como a secar los zapatos húmedos después de un día de lluvia. Para ello, introduciremos unas bolas de papel de periódico en su interior. Por cierto, no lo utilicemos para hacer compost, pues la tinta no es biodegradable.

Los mejores deportes para practicar en verano

Esquí acuático

Con este deporte estás en contacto directo con el mar. Además de ser refrescante, es muy entretenido y divertido. Eso sí debes tener un conocimiento básico sobre este deporte para lanzare al agua.

Snorkel

Se trata de una modalidad de buceo. Está al alcance de todo el mundo ya que no hace falta tener conocimientos avanzados de este deporte. Coge unas aletas, un tubo para respirar y unas gafas de bucear y estarás listo para comenzar esta aventura.

Surf

Es uno de los deportes veraniegos por excelencia. Eso sí, no es tan sencillo como parece, surfear sobre las olas con una tabla requiere algo de base.

verano

Natación

Otro de los deportes del verano por excelencia. Lo único que te hace falta es un bañador, una piscina y ya solo queda ¡darte un buen chapuzón! Hay distintas modalidades como: A braza, a espalda, a crol o a mariposa.

Kitesurf

Es un deporte relativamente nuevo. Permite surfear sobre la superficie del mar impulsado por una cometa que arrastra el viento.

Golf

Este deporte se práctica en cualquier época del año, pero es en verano cuando más podemos disfrutar de él, ya que al aire libre con un buen clima veraniego se juega mucho mejor.

Parapente

Es uno de los deportes extremos con el que más estrés descargamos. Por lo que lo convierte en una opción perfecta para olvidarnos de todos los problemas generadas por el trabajo y así poder disfrutar del verano.

Kayak

Este deporte extremo, se practica en un rió generalmente rápido. Tienes la suerte que a la vez de estar haciendo deporte, disfrutas de un fabuloso paisaje que a lo mejor en otra época del año no puedes apreciar tanto.

Alpinismo

Pues sin duda el confort visual y el contacto con la naturaleza que por lo general durante el transcurso del año no se tiene.

Senderismo

En verano este deporte tiene la suerte de poder llevarse a cabo por caminos ecológicos y a través de montañas. Así rompes con la rutina de estar encerrado en un gimnasio.

¿Cuáles son las frutas con menos calorías?

Cualquier dieta permite comer una gran cantidad de frutas durante el día. Es importante saber elegir cuáles son las ideales para que tu objetivo se cumpla en tiempo y forma. ¿Cómo? Según las calorías que cada una te aporte. Existe una tabla donde se detallan los valores nutricionales de cada fruta para que puedas escoger aquellas con menos contenido calórico y poder adelgazar más rápido y fácil.
Las frutas además de ser hipocalóricas nos ofrecen otras ventajas, como es el hecho de ofrecer fibras, antioxidantes, minerales y vitaminas. Se aconseja consumir entre tres y cinco porciones de fruta por día, divididas en el desayuno, el almuerzo, la cena o las colaciones.

frutas

Generalmente todas presentan propiedades para adelgazar, ya que poseen pocas calorías en relación a su volumen o peso, brindan sensación de saciedad, son depuradoras del organismo debido a la fibra, ayudando a arrastrar las sustancias nocivas fuera del cuerpo, mejoran el tránsito intestinal y evitan el estreñimiento y por último actúan como antioxidantes, es decir que reducen la formación de radicales libres, mejoran el metabolismo celular y facilitan la degradación de las grasas.
Teniendo en cuenta cuáles son las propiedades de cada fruta es más sencillo elegir una o varias para consumir cada día. Si bien todas son beneficiosas también es cierto que cada una aporta algo diferente al resto. Una dieta rica en frutas y también en vegetales te ayudará a adelgazar de forma saludable y sobre todo a no sentirte falto de fuerzas, cansado o débil.
Algunos indican que las frutas deben ser ingeridas en un momento aparte de las comidas principales, ya que si las elegimos como postre la gran mayoría de sus nutrientes y vitaminas “se pierden” durante el proceso de digestión de los demás platos. Fermentan en el estómago y hacen que el proceso sea más lento. Por eso es que a muchas personas no les cae bien comer frutas de postre. En ese caso, se aconseja hacerlo espaciado de las comidas, como ser a media mañana o a media tarde, por lo menos 2 o 3 horas antes o después del almuerzo o la cena.
Por otra parte, es bueno saber que las frutas contienen una sustancia conocida como “fructosa” que el cuerpo la convierte en glucosa (es decir, en energía). Es preciso que esta glucosa sea consumida para que no se acumule como grasa en el organismo. Se dice entonces que el mejor momento para comer frutas es durante la mañana porque el metabolismo está en su “mejor momento”. Así el proceso digestivo permitirá que quememos la glucosa que se genera y a la vez saciaremos el apetito por varias horas.
Las mejores frutas para adelgazar, es decir, las menos calóricas son la pera, la manzana, el kiwi y la mandarina, en relación también a otros componentes como son las proteínas, los lípidos y los hidratos de carbono. Lo bueno es que siempre podemos disponer de alguna de ellas en cualquier momento del año.

Listado de calorías de las frutas

Esta lista la debes tener en un lugar visible para que puedas determinar cuál comer más y cuál menos o contabilizar las calorías que estás ingiriendo a cada día. El valor es por una cantidad aproximada de 100 gramos de fruta.

  • Sandía: 15 calorías
  • Pomelo: 26 calorías
  • Fresa: 27 calorías
  • Níspero: 28 calorías
  • Frambuesa: 30 calorías
  • Melocotón: 30 calorías
  • Melón: 30 calorías
  • Mora: 35 calorías
  • Ciruela: 36 calorías
  • Grosella: 37 calorías
  • Pera: 38 calorías
  • Arándano: 41 calorías
  • Mandarina: 41 calorías
  • Manzana: 45 calorías
  • Higo: 47 calorías
  • Cereza: 48 calorías
  • Albaricoque: 52 calorías
  • Naranja: 53 calorías
  • Piña: 55 calorías
  • Kiwi: 56 calorías
  • Uva: 61 calorías
  • Granada: 62 calorías
  • Mango: 73 calorías
  • Plátano: 85 calorías
  • Aguacate: 232 calorías

VIVIR UNA VIDA SANA