Motívate para hacer deporte y llevar una vida sana

hacer deporte

Encuentra tu por qué

Es el “pistoletazo de salida“, todos tenemos uno, así que si no lo tienes, búscalo. Puede ser desde querer verte más atractivo/a hasta alargar años en tu vida para poder ver a tus nietos crecer.

Cambia tus pensamientos a positivo

En lugar de torturarte con un “qué vago, no hago nada de ejercicio” cambia a “me voy a sentir muy bien cuando empiece a realizar ejercicio“. Si nos estamos constantemente enviando mensajes negativos a nosotros mismos solo nos bloquearemos y será más difícil empezar. Al final la persona se acaba autoconvenciendo de que “es un vago” y que el deporte no es lo suyo. No seas duro contigo mismo, tú tienes que ser tu principal fuente de ánimos.

Pequeñas metas

Si no hay meta no hay esfuerzo, nos acabamos cansando si caminamos sin saber a donde queremos llegar. Por lo tanto, es muy importante que establezcas pequeñas metas (apuntarme a una carrera de 10 km por ejemplo), y puedes apuntarlas para que quede constancia y te sientas un poco más “obligado” a cumplirlas.

Organízate

Apunta en tu agenda los días y horas que vas a dedicar al deporte, así a medida que surjan planes sabrás que en esos horarios no puedes colocarlos, y de esta forma acabamos con la famosa excusa de “no tengo tiempo“.  También puedes empezar a combinar planes, proponer a tu amiga con la que has quedado el viernes quedar para ir caminando a tomar el café, etc.

Cuéntalo

Somos seres sociales que necesitamos constantemente apoyo y aprobación. Si le contamos a un amigo o familiar que salimos a correr por las mañanas, además de alegrarnos por el apoyo que recibiremos, nos sentiremos con la necesidad de no dejar de realizar dicha actividad para no desilusionarles.

Además de motivarte a ti mismo motiva tu rutina

Si siempre salimos a correr por el mismo parque con la misma música y viendo a la misma gente nos acabaremos aburriendo. Cambia de parques, cambia de zonas, salir a correr a veces proporciona a la persona conocer lugares nuevos.

Combina

Si eres de esas personas que se cansan rápido, no te centres en un solo deporte. Hacer ejercicio puede ser cualquier actividad que te mantenga en movimiento. Combina correr con nadar, ir en bici, jugar un partido de fútbol con los amigos, salir a caminar, jugar un partido de padel, olvidarse del ascensor y utilizar siempre escaleras… Apúntate a esas clases de baile que siempre has querido probar. Verás como así no se hará tan pesada tu semana.

Busca un compañero

En algunos casos cuesta más si hay que levantarse del sofá y salir solo a correr o con la bici. Busca un compañero para hacerlo, puede ser un amigo o tu mascota, no te resultará tan difícil ya que hoy en día la gente está más concienciada por cuidarse y hacer deporte.

Diviértete

Hacer ejercicio en muchos casos se acaba convirtiendo en una forma de ocio, ese partido de fútbol que te permite ver a los amigos de siempre, tu horita diaria de escuchar música mientras corres… Hacer ejercicio no tiene que ser visto como una obligación, es una forma de vida y una forma de sentirnos mejor.

Infórmate

Lee revistas que te expliquen cuales son los ejercicios que mejor te irían. Son mucho más interesantes que las revistas del corazón, os lo aseguro.

Come sano

Si acompañas el ejercicio con una dieta saludable, tendrás más energía y te resultará más gratificante realizar deporte.

VIVIR UNA VIDA SANA